Regla de oro para la educación de la libertad

Juventud (5).png

Una buena educación para la libertad busca ayudar al joven a conocerse. Conocer tanto sus puntos fuertes como los débiles, así como sus modos de reaccionar ante diversos estímulos, para potenciar todo lo bueno, y fortalecer donde se cojea. Esto implica un ejercicio constante de dominio personal que, lejos de traumar o  limitar, libera de esas ataduras internas, dando la satisfacción de saberse dueño de la propia persona.

Un aspecto importante de esta educación radica en la prevención. Al saber las posibles reacciones ante ciertos estímulos se buscará evitarlos para no caer en el comportamiento no deseado. El ambiente puede ser de gran ayuda o, por el contrario, un obstáculo constante a vencer. No se puede negar que cuando se vive en medio de tensión y estrés se está más pronto a reaccionar agresivamente. La música, los programas de televisión, los anuncios comerciales, por citar algunos, influyen ampliamente en esto.

La regla de oro para la educación de la libertad es la de vencer el mal con abundancia del bien. No basta con pedir al hijo que no pruebe la droga, que no se emborrache, que no copie en los exámenes, que no robe… y una larga lista de noes. Si bien, es básico que tenga claro los comportamientos inadecuados y peligrosos, lo será aún más que aprenda a conocer el atractivo de una diversión sana, del logro de una meta exigente, de la belleza de una amistad limpia, de la satisfacción de una ganancia honesta, de la alegría del dar y ayudar al necesitado, de la ilusión de compartir un proyecto, de la paz tras haber hecho felices a los demás, del entusiasmo de un buen partido de fútbol, de la inspiración de un paisaje hermoso o de una obra de arte. Una libertad enfocada a alcanzar estas metas es más auténtica y más de fiar que una basada en restricciones o en el ansia de satisfacer los propios caprichos.

Tomado de Pedagogía en casa, claves para una buena educación en el ámbito familiar, de Liliana Esmenjaud, Ed. Limusa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pedagogía en casa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s