Un tiempo para cada cosa… un tiempo para cuidar tu cuerpo

Un tiempo para cuidar tu cuerpo

A nadie se le escapa el valor del cuidado de la salud, ni el de la presentación personal, que refleja mucho de lo que somos, interviene en nuestras relaciones con los demás, e influye, en gran medida, en el concepto que tenemos de nosotros mismos. ¡Cuántas veces sabemos si alguien está deprimido o pasándola bien por su arreglo externo!
Sin embargo, hoy en día se corre el riesgo de darle un peso desmedido a estos dos aspectos. Cada vez más personas se centran casi exclusivamente en el cuidado de su cuerpo. Esto llega a tal grado que todas sus actividades del día giran en torno, no tanto a la familia o al trabajo, sino a los horarios del gimnasio y de la nutrióloga. El presupuesto personal se gasta en cremas, masajes, manicure, pedicure, bronceado, revistas sobre temas de salud… Las conversaciones se limitan a pasarse recetas y tips para conservar un buen cutis, o para bajar de peso, etcétera, etcétera, etcétera.
Por muy importante que sea el estar en forma, esto no puede ser el fin de la vida de una persona, pues por mucho que se esmere, no depende siempre de ella y se pierde con mucha facilidad. Pienso en el caso del ex Superman, Christopher Reeve, quien en plena juventud y salud sufrió un accidente que lo dejó parapléjico para el resto de sus días. Puede tratarse de un caso muy extremo, mas, aunque no se sufran incidentes tan dramáticos, todos vamos experimentando el lento pero continuo envejecimiento que, por más que intentemos posponerlo, avanza. Y ¿qué pasa cuando se nos acaba la salud? ¿O cuando por algún motivo perdemos la belleza que pensábamos tener? Si hemos puesto en ellas toda nuestra seguridad, y hemos construido nuestras relaciones sobre esta base tan endeble, muy fácilmente nos desesperaremos y hasta perderemos el sentido de nuestra vida.
No pocas personas caen en el error de valorarse por cómo se ven. Piensan que valen si les gustan a los demás, y ellas son las primeras que sufren, pues dedican su energía a un objetivo que no las conducirá a la felicidad.
Paradójicamente, nuestra generación es también testigo de ciertos fenómenos que ponen en riesgo la salud y la vida de quienes caen en ellos. Empiezan por cuestiones meramente físicas, pero terminan afectando no sólo su cuerpo sino todas las demás esferas de la vida. Entre los más dañinos se encuentran las adicciones, tanto a las drogas como al alcohol, que además de destruir la salud terminan por esclavizar a los adictos. Y ¡qué decir de la anorexia y la bulimia que destruyen física, afectiva, mental y psicológicamente! Es de llamar la atención que las víctimas de estas formas de comportamiento son cada vez más jóvenes. No son pocos los niños de 12 o 13 años que caen en estos vicios. Lo que nos debería llevar a analizar el tipo de formación que están recibiendo y cómo el ambiente está promoviendo estas formas de conductas autodestructivas, que denotan una cultura que ha perdido el respeto por el cuerpo y por la vida humana. Esto, además, conduce muchas veces a no respetar a los demás, dándose distintas formas de violencia física, no dignas de una persona humana. ¿Cómo voy a respetar al otro cuando no soy capaz de respetarme a mí mismo?
El gran reto al que nos enfrentamos radica en lograr el justo equilibrio en el cuidado de nuestro cuerpo. Ya decían los griegos que la virtud está en el equilibrio. Ni darle demasiado valor, al grado de vivir obsesionados por él, ni ser negligentes hasta el punto de que nuestra salud o rendimiento se vean afectados. Una sana alimentación, un poco de ejercicio diario, descanso suficiente e higiene personal son los ingredientes para que esta pieza importante de nuestra persona camine de forma adecuada y sirva de base para el desenvolvimiento armonioso de las demás esferas que conforman el entramado de nuestra vida.

Tomado de Pedagogía en casa: claves para una buena educación en el ámbito familiar. De editorial Limusa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pedagogía en casa, Un tiempo para cada cosa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s