El analfabetismo ético

Un tiempo para dimensión ética

En todo el mundo, la edad de inicio del consumo de drogas se ha ido reduciendo, llegando a afectar a adolescentes y en ocasiones hasta a niños. La solución al respecto es muy compleja por todos los elementos que lo favorecen. Por una parte están los intereses económicos de los que promueven este mercado; por otra, los problemas y dificultades reales a los que se enfrentan los jóvenes, y que buscan resolver con el consumo de drogas. Lo anterior, aunado a una formación ética deficiente, que colabora a que no se sepa qué está bien y qué está mal, hace necesario un trabajo conjunto desde los distintos campos de la sociedad (autoridad pública, familia, escuela, medios de comunicación social, entre otros) para frenar este fenómeno y lograr que cada vez sean menos los que recurran a este tipo de sustancias tóxicas.
Uno de los factores clave para lograr un verdadero descenso en el consumo de drogas, además de todas las medidas externas que se deben implementar, será la formación sólida del niño y del joven, para que cuente con los elementos que le permitan rehusar su uso, aun cuando estén a su disposición. Ciertamente, la información sobre las consecuencias de estas substancias, que ponen en riesgo la propia salud y la de los demás por el aumento de agresividad que se reporta en quienes las consumen, es el primer paso en la prevención de este mal, pero no es suficiente. Lo que se necesita es una verdadera alfabetización ética, que inicia por el conocimiento de la propia dignidad como seres humanos.
¿Por qué será que un joven de 14 años recurre a las drogas –que son tan dañinas–, ya sea para divertirse o para evadir alguna otra realidad? Sabemos que lo que nos mueve a todos a actuar es acercarnos a algo que consideramos bueno para nosotros. Si este chico recurre a las drogas es porque está viendo en ellas la solución a su situación anímica, o porque quiere experimentar un placer que piensa que le hará bien. Ningún joven prueba la droga para hacerse adicto, agresivo o criminal. Las consecuencias negativas nunca son buscadas directamente.
La cuestión, entonces, pasa a ser un problema de percepción. Las cosas aparecen como buenas o como malas según nos afecten a nosotros. El decir groserías, por ejemplo, en sí mismo ya no se considera ni bueno ni malo: si con ellas caigo bien, son buenas y las digo, si, por el contrario, me las dirigen a mí, me ofenden y se convierten en malas. La honestidad es importante y todos somos muy honestos, pero cuando en un examen puedo ver las respuestas del otro no lo llamo trampa, sino “audacia”, que también es “formativa”. Robar es un acto impensable, pero si el otro ni se da cuenta y no le va a hacer falta… ¿qué mal puede tener que me ayude un poco con lo suyo? Y así en todos los campos de la vida: se cae en un relativismo ético en que las cosas y las acciones son buenas o malas según me beneficien o perjudiquen en cada situación. Así, aun cuando siempre me hayan dicho que la droga es mala, y conozca las posibles consecuencias, si en este momento me ayuda a evadirme, o a ser aceptado por el grupo, convierto a la droga en “buena para mí”.
Una auténtica formación ética ayudará a no juzgar las cosas según los propios gustos y circunstancias del momento. Robar siempre será malo; matar, igualmente; la drogadicción, también, porque va en contra de mi persona aunque momentáneamente me aporte ciertos “beneficios”.
Si no enseñamos a nuestros niños y jóvenes a actuar con base en principios éticos, y a distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, se harán ellos solos vulnerables a todo tipo de abuso en su contra. Los principios éticos son los que custodian la dignidad de la persona. Quien no los sigue, paga en sí mismo las consecuencias.
A todos nos corresponde parte de esta alfabetización ética. No es una simple tarea de la familia o de la Iglesia. La escuela y la sociedad han de involucrarse también para erradicar esta enfermedad de nuestros tiempos. Si bien es preciso que los padres de familia hablen de estos temas con sus hijos, igualmente será necesario que lo hagan los profesores, las canciones, los comerciales, las películas y las series de televisión.
Necesitamos unir las fuerzas de todos para lograr el 100% de alfabetización ética, pues sin ella el ser humano se destruye a sí mismo. Ésta es un tipo de violencia muy grave: la que la persona se infringe por ir en contra de su propia dignidad, y de la que nunca se oyen denuncias. Hay que enseñar y ayudar a nuestros niños y jóvenes a respetarse a sí mismos. El analfabetismo ético es una injusticia muy seria, por lo que su erradicación ha de convertirse en una prioridad para nuestras sociedades, si queremos realmente equipar a nuestros hijos de los elementos básicos para salir adelante.

Tomado de Pedagogía en casa: claves para una buena educación en el ámbito familiar. Ed. Limusa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pedagogía en casa, Un tiempo para cada cosa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s